miércoles, 20 de mayo de 2009

LAS RAÍCES DEL FLAMENCO EN CATALUÑA


La llegada del flamenco a tierras catalanas se produce a los inicios del género, entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Su variedad estilística se forma por las aportaciones personales de artistas como Chacón, Serneta, El Mellizo, etc.; esta característica creadora individualista del flamenco, lo distingue claramente de las expresiones folklóricas, que basan en la colectividad toda su estructura.

Pero en Catalunya el arte flamenco no solamente asentó raíces en Barcelona, también en Tarragona, Lleida, Sabadell, Girona o Manlleu también participaron en la creación del organigrama del flamenco catalán.


El asentamiento de los gitanos catalanes, junto con el fenómeno migratorio andaluz (tanto de gitanos como de payos), fueron hechos primordiales para el desarrollo del flamenco en Catalunya.


La escuela Bolera tuvo una importancia primordial en la coreografía teatral de la época se convirtió en un fenómeno cultural, creando un género nacional que desembocó en el Baile teatral andaluz. En Catalunya, esta escuela prosperó rápidamente y pronto se formaron figuras célebres: Marià Camprubí y Dolors Serral o Joan Cambrubí y Manuela García, que inauguraron el Gran Teatre del Liceu en 1847.


Así pues, a finales del siglo XIX y principios del XX, el arte flamenco convivía y, en ocasiones, compartía escenario con la canción andaluza, la cobla, la zarzuela y los bailes españoles.


Para más información, consultar la página web: http://www.flamenco.cat/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada